Ya se ha cumplido un año del fallecimiento de nuestro hermano Darvy Batallar y no lo olvidaremos: *Tiburcio Pérez Castro

0

Darby Batallar Gómez (1955-2022) .

Kua va’a ntsa ku’a, ñani, 

Ntsive’e ni Dora Cristino, te inga na ii,  guatyi ni ka’an ni yu’u san ndato’o ndo nánsa ni sa itiaku Darby Batallar. Sa kua’ando iin kuayi ni xi´i ñani ndo Darby Batallar, te masa nandódo ndo miite.

Buenas tardes compañeros y compañeras.

Gracias a Dora Cristino, y otras personas, por la invitación para platicar acerca de la vida de Darby Batallar. Ya se ha cumplido un año del fallecimiento de nuestro hermano Darby Batallar y no lo olvidaremos.

La primera vez que vi a Darby Batallar iba acompañado de un compañero mixteco, dirigente de artesanos y vendedores ambulantes  en Ensenada. Al ver las características físicas de Darby, alto, blanco, de ojos para nada del común de los mexicanos, pensé que era gringo o alemán. Ha de ser uno de esos gabachos que anda a la caza de almas para el protestantismo, y por eso se ha acercado con los paisanos indígenas, pensé. Los religiosos no nos dejan en paz; primero los misioneros católicos y ahora los protestantes que quieren redimirnos, ya no de Tlaloc, ni de Quetzalcoatl, sino de los santos y las vírgenes.

Cuando escuché hablar a Darby un fluido español, le pregunté que en dónde había aprendido  a hablar el español. 

-Aprendí en mi casa, profesor; soy de Taxco, Guerrero, soy mexicano, me dijo con esa inconfundible sonrisa dibujada en su rostro. Entonces no sabía de sus antecedentes como luchador social. Pero en las reuniones que tuvimos para organizar el Encuentro de organizaciones indígenas en Baja California, me sorprendió gratamente su agudeza para analizar los problemas sociales y políticos; era generoso en sus comentarios cuando se le planteaba algunas ideas. De hablar pausado, sin llegar al extremo de don Andrés Manuel López Obrador, Darby exponía sus ideas con una tranquilidad y parsimonia  que regresaban de nuevo en mi mente la idea de que debió ser sacerdote o pastor de alguna iglesia por esa tranquilidad y confianza que generaba su forma de ser. En charlas más en corto, Darby llegaría a comentar sobre sus dudas de la existencia de un Dios tal como las religiones lo presentaban. 

Darby tenía apariencia física europea pero de corazón mexicano y 100 por ciento de espíritu indígena. En más de una ocasión llegué a pensar que, racistas como son en la televisión mexicana, a Darby no debió haberle costado nada ser actor o modelo en televisa; o quizás ser gerente de una transnacional o en alguna institución bancaria. Pero el carácter indómito, de auténtico luchador social a favor de los oprimidos, de marginados, de su compromiso con las causas más nobles, estoy seguro que ni por asomo cruzó por la mente de Darby vender su alma al mundo actoral. Al contrario, dedicó gran parte de su vida a organizar y  llevar información de las luchas políticas y sociales del pueblo, información que el poderío televisivo callaba.

Modesto en su forma de vestir, en más de una ocasión llegué a ver a Darby disfrazado de chilango, como él mismo los describe en su novela Corazón de Tinieblas, es decir, calzando huaraches con calcetines. Este rasgo personal de Darby, su sencillez en el vestir, era congruente con su filosofía de la vida, con su manera de pensar y de ser. La ostentación no era lo suyo, transpiraba humildad. Y nuevamente en mi mente regresaba la idea, ¿Darby no sería Franciscano en vidas pasadas? Su sencillez en  la manera de vestir y ser, parte intrínseca de su personalidad, contrastaba con sus características físicas. 

La fuente de formación política y social comprometida de Darby sin duda fue el contexto social en que se desarrolló en su época de estudiante en su natal Taxco y después,   Acapulco, Guerrero. Leí en su novela, que en el año 1972 ingreso a la escuela de turismo en la Universidad de Guerrero, fue el mismo año en que yo presenté mi examen de admisión en la Escuela Normal de Ayotzinapa, en donde estuve de manera clandestina durante dos meses porque no aprobé el examen, yo venía de una secundaria general, y tenían pase automático los de las secundarias técnicas agropecuarias. Más de 500 estudiantes peleábamos por los 25 espacios disponibles. Cómo me hubiera gustado conocer a Darby en aquellos años, más o menos éramos contemporáneos, el era 1955, yo de 1956. El aguerrido ambiente político y social de Guerrero, sin duda, influyó en la formación política de Darby. 

Baja California fue campo fértil para las actividades sociales de Darby; por la dinámica en los bienes y servicios de la entidad, pero también  por la constante violación a los derechos humanos de los trabajadores urbanos y del campo.

El contacto de Darby con personas de diferentes etnias nativas y migrantes en la región le permitieron tejer una red de contactos que hicieron posible la creación de la Unión de Artesanos Tierra del Sol (UNARTIS) trinchera desde donde organizó la lucha a favor de los vendedores ambulantes. Desde esta plataforma comunitaria y laboral, Darby, de manera conjunta con el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), apoyados por diversas dependencias gubernamentales e instituciones de educación superior, organizaron el Primer festival y encuentro de las lenguas indígenas en Baja California, realizado el 11 y 12 de octubre del año 2013. 

En la organización de este festival y encuentro fue cuando más de cerca conocí a Darby y a algunos de sus compañeros. En tal evento, aparte de abrir espacios culturales y comerciales para la venta de artesanías y gastronomía de los pueblos originarios, se generaron mesas de trabajo para el análisis de problemas como a) Estrategias para revitalizar, fortalecer, preservar y promover el desarrollo de las lenguas indígenas en Baja California; b) Situación de los derechos indígenas y sus lenguas en Baja California; c) Instrumentos y normas jurídicas necesarias para el desarrollo de los pueblos indígenas en Baja California. La asistencia y participación de diversas organizaciones indígenas fue muy notable y hubo aportaciones importantes tanto de dirigentes indígenas como de personas de la academia. 

El otro hecho sobresaliente de Darby en los últimos años fue su férrea defensa de la Bufadora para que las fuentes de trabajo siguieran perteneciendo a las familias trabajadoras y no cayera en manos de empresarios y políticos. La razón, tanto en el aspecto político como en el aspecto jurídico, estuvo de lado de la comunidad trabajadora que Darby encabezó. Sin duda fue un logro relevante en la vida social de Darby. 

Citando nuevamente la novela de Darby, hay un apartado escrito por Rogelio Ortega Martínez, una de las personas que conoció a Darby en sus tiempos de universitario y de sus inicios en la lucha revolucionaria en Acapulco, Guerrero, esta persona escribió  una semblanza  de Darby y dedica unas  líneas para analizar el nombre de su entrañable amigo; cito textual: “Inspirado en su nombre que consta de dos sílabas: DAR, VY, que en mi imaginario significan: DAR-VIDA, si asumimos la contracción gramatical de DAR VIDA, y, se demuestra una vez más, que nombre es destino: Darvy dio vida en su paso por la vida, vida de amor, vida de entrega y sacrificio por la gente humilde, por los pobres de la tierra con los que se comprometió con alma, fuerza, y corazón”. Fin de la cita. Yo, por mi parte, recupero el primer apellido de Darby, Batallar, para describir su personalidad y su misión en la vida que fueron:

  • Batallar en contra de las injusticias. 
  • Batallar a favor de los derechos de los grupos vulnerables socialmente
  • Batallar por el respeto a los espacios de trabajo de los vendedores ambulantes y artesanos.
  • Batallar por los derechos de los pueblos indígenas
  • Batallar por la democratización de la vida política del país.

Ese batallar, que fue una constante en la vida de Darby, marca y signo de su paso por esta dimensión, es el legado ideológico, moral y ético para las nuevas generaciones. Yo espero y deseo que las diferentes luchas de Darby a favor de las mejores causas sociales, pueda ser inspiradora para las juventudes en los tiempos en que lo material se privilegia más que lo social. 

Vistiendo camisa blanca con bordados indígenas, pantalón de mezclilla, zapatos sencillos, una sencilla cachucha en la cabeza… y con su inconfundible sonrisa, así me imagino a Darby en algún lugar del universo, recordando con cariño cada una de sus luchas libradas a favor de su gente. Un abrazo hasta la eternidad, apreciado Darby. 

Ensenada, Baja California, abril 26 de 2023.

FB: Tendei Yuu Nataka

*Doctor en educación por la Universidad de Barcelona, estudios de maestría en educación por la UPN-Tijuana, es Licenciado en Educación Indígena por UPN-Ajusco, profesor normalista por la Escuela Normal del SNTE-Oaxaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE