La desesperación se intensifica en Gaza en medio de la incertidumbre por encontrar un refugio

0

OMS Un niño palestino herido es trasladado al hospital Al Shifa de Gaza.

La situación de los habitantes de Gaza “empeora por momentos”, declaró el martes la Organización Mundial de la Salud, tras algunos de los bombardeos israelíes más intensos en el enclave desde que militantes de Hamás mataran a unas 1200 personas en el sur de Israel y tomaran unos 240 rehenes el 7 de octubre.

Desde la ciudad meridional de Rafah, Rick Peeperkorn, representante de la agencia de la ONU en los Territorios Palestinos Ocupados, describió un nuevo derramamiento de sangre tras la reanudación de los bombardeos israelíes el pasado viernes.

“La situación empeora por momentos”, declaró Peeperkorn a los periodistas en Ginebra por videoconferencia. “Es decir (…) se están intensificando los bombardeos por todas partes e incluso aquí, en las zonas del sur, Khan Younis e hasta en Rafah”.

El médico señaló que en los dos últimos días también se había producido “un número cada vez mayor” de desplazados internos que viajaban desde la zona central “e incluso ahora desde las zonas del sur”, temiendo por sus vidas.

Haciéndose eco de estas preocupaciones, el portavoz del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), James Elder, citó el derecho internacional humanitario que obliga a los militares a “tomar todas las medidas posibles” para proteger a los civiles.

No es aceptable declarar unilateralmente que deben ir a “supuestas zonas seguras”, insistió, cuando en realidad se trata de “aceras” o “edificios a medio construir” sin agua, cobijo ni saneamiento, explicó.

“Una zona libre de bombardeos no significa que sea una zona segura, ya que algunas zonas no lo están”, dijo Elder.

Cifra de muertos

La rueda de prensa humanitaria se produjo mientras la Oficina de Coordinación de esa ayuda (OCHA) informaba de que entre la tarde del 3 de diciembre y la tarde del 4 de diciembre al menos 349 palestinos murieron y 750 resultaron heridos, según el Ministerio de Sanidad de Gaza.

Al menos 15.523 palestinos han muerto en Gaza bajo los bombardeos israelíes, de los cuales un 70% son mujeres y niños. Muchos, además, están desaparecidos, presumiblemente bajo los escombros de los edificios bombardeados, a la espera de ser rescatados o recuperados.

También murieron tres soldados israelíes, según fuentes de ese país, dijo OCHA en su última actualización de emergencia.

Además, desde el 7 de octubre, 244 palestinos, entre ellos 65 niños, murieron a manos de las fuerzas israelíes en Cisjordania y otras ocho personas, entre ellas un niño, han sido asesinadas por colonos judíos.

Antes del 7 de octubre, la cifra de palestinos muertos en 2023 se elevaba ya a más de 250.

Ocho de cada 10 gazatíes sin hogar

Según la Agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNWRA), casi 1,9 millones de personas, más del 85% de la población de Gaza, se han visto desplazadas en toda la Franja desde el 7 de octubre.

Casi 1,2 millones de desplazados internos han encontrado refugio en 156 instalaciones de la UNRWA en las cinco gobernaciones de la Franja de Gaza, incluyendo el norte y la ciudad de Gaza, dijo la agencia de la ONU.

También confirmó que al menos 19 compañeros más habían muerto durante los ataques aéreos, lo que eleva el total a 130 trabajadores humanitarios desde el 7 de octubre. “También nosotros corremos peligro mientras caminamos”, declaró la UNWRA, citando a uno de sus asesores, cuyo único nombre es Jehan. “Nuestras vidas están paralizadas (…) Aquí huele a muerte. Pero estamos decididos a vivir”.

Ayuda vital

En medio de la desesperada escasez de todos los suministros humanitarios, la OCHA informó de que el domingo llegaron al enclave unos 100 camiones de ayuda, junto con 69.000 litros de combustible. Las mismas cantidades llegaron a Gaza el sábado, lo que sigue siendo “muy inferior” a la media diaria de 170 camiones y 110.000 litros de combustible entregados durante la pausa en los combates del 24 al 30 de noviembre.

Es demasiado poco, es demasiado poco“, afirmó el Peeperkorn de la OMS, quien dijo que en medio del “creciente desastre” de Gaza, se necesitaban más medicamentos, alimentos, agua y combustible.

Describiendo la infraestructura sanitaria de Gaza como “paralizada”, con “casi ningún centro sanitario funcional en el norte”, aparte del hospital Al-Ahli, inundado por múltiples casos de traumatismos y falta de suministros, el médico expresó su profunda preocupación por que las mismas escenas desesperadas pudieran repetirse en el sur.

La difícil situación de los pacientes

De una capacidad de 3500 camas antes de la escalada del 7 de octubre, el enclave cuenta ahora con sólo 1500, explicó.

“Si miras a tu alrededor, apenas quedan hospitales (en el norte). Así pues, hemos visto lo que ocurrió en el norte de Gaza y, por supuesto, nos preocupa profundamente que esto no sea -no debería ser- un modelo para el sur”.

El funcionario de la OMS también confirmó que el domingo se habían trasladado suministros médicos de dos almacenes de Khan Younis a Rafah. Esto se hizo después de que se advirtiera que los almacenes estaban “en una zona en la que se había dicho a la población que evacuara y que muy probablemente se convertiría en una zona de combate activo en los próximos días”, explicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE