Arévalo asume la presidencia de Guatemala tras meses de intentos de boicot

0

Arévalo, hijo del primer presidente democrático de Guatemala, prometió que su gobierno trabajará para cerrar "una época tenebrosa" de "cooptación corrupta del sistema político”. © AFP

El socialdemócrata Bernardo Arévalo asume este domingo la presidencia de Guatemala tras sortear meses de maniobras judiciales que buscaron invalidar la victoria electoral que logró con su promesa de combatir, con rigor, a los corruptos que controlan el país. Las medidas del MP —intento de despojo de la inmunidad de Arévalo y su vicepresidenta Karin Herrera; suspensión de su partido, Movimiento Semilla; y buscar la anulación del proceso electoral— llevaron a miles de guatemaltecos a tomar las calles y a la comunidad internacional a levantar su voz de protesta.

Acabar con el “pacto de corruptos”

Pero también socavaron el frágil estado de derecho guatemalteco colocando al país al borde de una crisis de gobernabilidad que podría limitar la implementación de las principales promesas de campaña de Arévalo, como sanear la administración pública, luchar contra la delincuencia organizada, generar más empleos y combatir el cambio climático. A pocas horas de su investidura, Arévalo, hijo del primer presidente democrático de Guatemala, prometió que su gobierno trabajará para cerrar ‘una época tenebrosa’ de ‘cooptación corrupta del sistema político”. La embestida judicial, basada en casos ‘espurios’ según Arévalo, fue condenada por la ONU, la OEA, la Unión Europea y Estados Unidos, que sancionó a cientos de fiscales, jueces y diputados por ‘corrupción’ y por ‘socavar la democracia”. Como muestra del respaldo, al traspaso de mando asisten el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, delegados de Washington, el rey de España, Felipe VI, y, entre otros, los presidentes Andrés Manuel López Obrador (México), Gabriel Boric (Chile) y Gustavo Petro (Colombia). ‘Los problemas no han terminado para Arévalo’, opinó Roberto Alejos, expresidente del Congreso y analista político guatemalteco. ‘No le van a dejar pasar ninguna ley en el Congreso y tendrá suficientes dificultades para gobernar’, agregó. Arévalo sustituirá al derechista Alejandro Giammattei, quien ha sido vinculado con un llamado ‘pacto de corruptos’ y durante cuyo gobierno se exiliaron decenas de fiscales, jueces y periodistas que denunciaron actos de corrupción.

Al amanecer del domingo, indígenas, en trajes tradicionales, quemaron velas e incienso en una ceremonia maya frente a la Fiscalía para cerrar 105 días de protestas en apoyo a Arévalo. Otros hicieron vigilia en la plaza central y está prevista una marcha en la jornada. A pesar de su aplastante triunfo presidencial, Semilla —un partido socialdemócrata, ecologista y progresista— apenas logró 23 de los 160 curules del legislativo, colocándose como la tercera fuerza detrás de los conservadores Vamos, del saliente mandatario Alejandro Giammattei, y UNE, de la exprimera dama Sandra Torres. ‘Las acciones para criminalizar a Bernardo Arévalo y a otros miembros del partido podrían continuar, incluyendo despojarlos de su inmunidad’, dijo Ana María Méndez, directora para Centroamérica del centro de promoción de derechos humanos Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA). ‘La alteración del orden constitucional en Guatemala generada por (la fiscal general, Consuelo) Porras es una grave amenaza para la gobernabilidad, la estabilidad y la paz’, añadió. El MP ha negado las acusaciones de que estaría llevando a cabo un ‘golpe de Estado’ y ha dicho que su accionar se encuentra dentro del marco de las leyes. ‘Estará bajo acoso permanente. Su mayor desafío es responder al deseo de la gente: no ser gobernada por el pacto de mafiosos. Tiene que desarticularlo para poder gobernar’, dijo a la AFP el analista Manfredo Marroquín.Migración, pobreza, China y Taiwán

En la plaza capitalina frente al Palacio Nacional, desde cuyo balcón el nuevo presidente saludará el domingo, Pedro Bernal, agricultor indígena de 45 años, comentó que ‘los corruptos no han querido soltar el poder porque no quieren que los fiscalicen ni ir a la cárcel”. Arévalo, un diplomático de carrera, sociólogo e hijo del expresidente Juan José Arévalo (1945-1951), recibirá un país donde poco más de la mitad de la población vive en la pobreza, con un alto costo de vida y tasas de violencia y que se ha convertido en el principal expulsor de migrantes centroamericanos a Estados Unidos. Por ello, analistas creen que el gobierno de Arévalo será ‘de transición’ ya que los cambios en pobreza, derechos económicos, sociales y culturales son temas estructurales que, en cuatro años, son difíciles de cambiar.

‘No creemos que el pueblo de Guatemala en este momento esté esperando que (nosotros) lleguemos con una varita mágica’, dijo Arévalo a Reuters poco después de su triunfo de agosto. ‘Lo que quieren ver (…) es autoridades que finalmente asuman el compromiso de trabajar para el desarrollo y de trabajar para la gente, eso es lo que nosotros vamos a hacer’, agregó. El gobierno de Arévalo y Herrera enfrentará una disyuntiva en sus esfuerzos por reducir la migración ya que las remesas que envían los guatemaltecos ayudan a mantener a flote la economía local. En 2023 alcanzaron el récord de 19,800 millones de dólares, cuatro veces más que una década atrás y 26% más que las exportaciones del país en 2022. Tras ganar la presidencia, Arévalo ha insistido en que expandirá las relaciones con China, lo que —aunque él niega—, supondría un cambio de política del país centroamericano que mantiene lazos con Taiwán. La movida, estiman expertos, podría enfurecer a su mayor socio comercial, Estados Unidos, un aliado de la isla gobernada democráticamente.

Con información de Expansión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE